.

 

1ª Mayo ...hoy mas que nunca ¡Unidad!



HOY MAS QUE NUNCA ¡UNIDAD!
1 DE MAYO DE TODOS LOS DIAS

A nuestro amado pueblo Peruano
A cada una de las trabajadoras y trabajadores, hermanos en lucha
Al conjunto del movimiento sindical y organizaciones de los trabajadores

La memoria no olvida, la dignidad no perdona miles de mártires del pueblo peruano claman justicia y dignidad, la derecha más corrupta y apratida del Perú mantiene a millones de peruanos sumidos en contratos basuras, con salarios basura y condiciones laborales basura, somos parte viva de esta absurda realidad pero adolecemos de una conciencia crítica para decir basta de esta ignominiosa condición humana. Para el pueblo explotado el 1º de mayo debería ser un símbolo lucha diaria, un espacio en la memoria para reflexionar, un tiempo inagotable que demanda la unidad, el 1º de mayo debiera ser una trinchera cotidiana por más trabajo y más dignidad….

Aquí no decimos ninguna mentira, la mafia Aprista liderada por el delincuente Alan García han demostrado ser los mas corruptos, traidores y cobardes, esta hartamente demostrado su accionar delictivo, los petroaudios son tan peores que los Vladivideos de la era Fujimorista, el enriquecimiento ilícito de Jorge del castillo y la presencia de narcos (el hermano de Quezada) en la administración del Estado es nauseabundo, con ellos en la administración del Estado estamos convencidos que nada bueno puede salir sino la reproducción de todas sus fechorías en las distintas instituciones del Estado a nivel nacional. Frente a esta caótica situación URGE UNA RESPUESTA UNITARIA Y CONTUNDENTE del sindicalismo y del pueblo peruano.

El 1º de Mayo los trabajadores y trabajadoras estamos llamados a demostrar la superación de nuestros viejos errores, presentarnos como una fuerza alternativa de dirección popular y de cambio de poder implica impostergablemente recobrar el METODO DE LA DEMOCRACIA SINDICAL Y LA CONSULTA PERMANENTE A LAS BASES, el aire fresco de nuevas ideas y nuevos líderes probadamente comprometidos con las reivindicaciones y dignidad de la clases trabajadora alumbrara un sindicalismo vigoroso, dinámico, participativo, audaz y político. 

La crisis económica y moral del Perú nos llama a reafirmar nuestro compromiso con los derechos humanos, con la reducción de las desigualdades, con la creación de trabajos dignos y salarios dignos, con la eliminación de la pobreza y con la distribución equitativa de la riqueza. Nuestra acción como pueblo organizado ha de responder a los nuevos hechos y realidades. Hoy debemos romper el cerco de la lucha reivindicativa habitual, el movimiento sindical está obligado a adoptar profundas definiciones en torno a la sociedad, el Estado y el tipo de economía que quiere y propone. El nuevo sindicalismo tendrá pues que constituirse de cara a este reto, comprometiendo además a todos los sectores y corrientes que en él inciden, y convocando al conjunto de los trabajadores y sectores populares del país, sobre algunos ejes centrales comunes en la coyuntura: por una salida de la crisis favorable a las personas, por un nuevo pacto social incluyente, horizontal y participativo desde las bases, por empleo, por la protección social del Estado, por una economía productiva e innovadora, por el sincero dialogo social y una honesta negociación colectiva, por el reparto justo y equitativo de las riquezas, etc.

Tenemos que avanzar en esta dirección, el movimiento sindical debe desarrollar una auténtica voluntad de poder y se afirme con un proyecto libertario, político, ético y cultural de reorganización democrática y nacionalista de la sociedad, la economía y el Estado; lo cual supone una proyección suya como fuerza socio-política autónoma, no subordinada a estrategias de minorías externas a él. Por ello el nuevo sindicalismo debe ser ante todo, SOCIO-POLÍTICO.

Tal proyecto, al convocar al conjunto de la sociedad civil, es portador de una reubicación de las relaciones del sindicalismo con los demás movimientos y actores sociales, al menos, con aquellos que actúan en los escenarios urbanos donde se teje la trama de la historia contemporánea del país. En este nuevo momento histórico para el Perú y América Latina tenemos que ejecutar con honor y lealtad el papel de motor, centralizador y dirigente del conjunto de la lucha democrática revolucionaria, no basta acciones aisladas cargadas de dudoso voluntarismo, basta del sectarismo y caudillismo entreguista, tenemos que recobrar la CONFIANZA Y FIDELIDAD de los trabajadores y del pueblo, y en ese sendero tienen una enorme responsabilidad los elementos de vanguardia del proletariado, cuya conciencia, fidelidad a la causa y firme determinación serán decisivos en la construcción del partido que necesitamos, un partido para la revolución.

Consecuentes con un proyecto de tal naturaleza, el nuevo sindicalismo tendrá que proyectarse a escenarios distintos al que tradicionalmente ha copado; vale decir que deberá trascender la mera lucha económica-reivindicativa, funcional a la racionalidad capitalista, y colocarse en posiciones que permitan incidir en la toma de las decisiones fundamentales que afectan el trasegar diario de la nación en lo cultural, lo político, lo económico y lo social, conquistando su participación en aquellas instituciones y áreas del Estado y las empresas donde se toman tales decisiones.
El trasegar del movimiento sindical durante los últimos años ha mostrado sus alcances limitados y su debilidad estructural. La reducida tasa de sindicalización que exhibe, una aguda y prolongada crisis de dirección que padece, más la anacrónica estructura que lo sostiene, son los pliegues más notables de este problema a resolver urgentemente.

Este 1º de Mayo es un día interminable, nuestra UNIDAD Y FORTALEZA  radica en Centralizar al sindicalismo y aumentar la tasa de sindicalización, la información, formación y movilización es un buen comienzo para modificar la correlación social de fuerzas, condición sine qua non para lograr que se dé un viraje sustancial o eliminación de la criminal política económica neoliberal y la paupérrima condición laboral del país.

VIVA EL 1º DE MAYO
CONTRA LA EXPLOTACION LABORAL , ORGANIZACIÓN Y LUCHA DEMOCRATICO POPULAR!!!
CONTRA EL IMPERIALISMO, CONTRA LA DERECHA CORRUPTA Y APATRIDA,
CONTRA LAS BUROCRACIAS SINDICALES Y
CONTRA LA IZQUIERDA PROCAPITALISTA Y EL SEUDO-NACIONALISMO
¡CONSTRUIR EL PODER DE TODOS LOS TRABAJADORES
¡POR UNA ASAMBLEA POPULAR NACIONAL
VIVA LOS TRABAJADORES, EL PUEBLO DIGNO DEL PERÚ



URGEN  NUEVOS CIMIENTOS
EN EL SINDICALISMO PERUANO


“En cuanto a mi condena, que fue alentada y decidida por la influencia capitalista, nada mas tengo que decir... Un compañero de taller me hizo comprender, científicamente, la causa de que en este país rico no puede vivir decentemente el proletario. Compré libros para ilustrarme mas y yo, que había sido político de buena fe, abominé de la política y de las elecciones y comprendí que todos los partidos estaban degradados y que los mismos socialistas demócratas caían en la corrupción mas completa”. (George Engel, 1886-Mártir de Chicago)

Hace 123 años, 11 de noviembre de 1886, se consumaba el peor de los crímenes judiciales…Michael Schwab, Louis Lingg, Adolph Fischer, Samuel Fielden, Albert R. Parsons, Hessois Auguste Spies, Oscar Neebe y George Engel, los mártires de chicago, los martires de las 8 horas de trabajo luego de haber participado de la histórica huelga del 1 de mayo de aquel año, eran ahorcados por las leyes burguesas que en el peor descaro sentenciaron: “los colgaremos igualmente. son hombres demasiado sacrificados, demasiado inteligentes y demasiado peligrosos para nuestros privilegios”

Nada ha cambiado, las luchas sindicales persisten en el localismo, el corporativismo, en el enredo de su torpe despolitización ideológica, parece que fuéramos seres contra-historicos o apatridas, la esquizofrenia y tibieza  sindical parece una actitud colaboracionista con el neoliberalismo: la marginación, la humillación y la neo-esclavitud solo a modificado sus métodos, pero peor que ayer son mas feroces sus garras, la destrucción del medio ambiente, el robo de las arcas del estado, la depredación de todas las riquezas naturales va directa al exterminio de especie humana y el estallido del planeta. Nuestra memoria sigue viva, el 18 de diciembre de 1992 a las ocho de la mañana Pedro Huilca Tecse, Secretario General de la Confederación General de Trabajadores (CGTP), es asesinado en presencia de su hija y su esposa en Lima, el gobierno tirano de Alberto fujimori intento culpar a un Comando guerrillero de Sendero Luminoso, montaron todo un circo, detuvieron y condenaron a unos luchadores sociales…., cinco años después, en el seno de sus propias contradicciones por el poder, el 14 de abril de 1997, el General en retiro Rodolfo Robles Espinoza, desmantela la verdad, y responsabiliza del homicidio de Pedro Huilca a miembros del grupo paramilitar Colina y señala como responsables al Mayor Santiago Martín Rivas, innegablemente la orden vino del Terrorismo fujimontesinista que en diciembre del mismo año en el CADE (Conferencia Anual de Ejecutivos) el sátrapa leyendo su discurso amenazante dijo: “el consenso (nacional) lo hemos construido todos juntos desde 1990. Poco a poco han surgido y siguen apareciendo las grandes estructuras sociales del verdadero Perú profundo”. En ese instante el cobarde Fujimori levantó la mirada al auditorio y dejando de leer, señaló “Este ya no es el país donde mandan las cúpulas de la CGTP o el SUTEP, o las huestes de Sendero Luminoso y el MRTA, o los caciques de los partidos tradicionales”. El mensaje era directo contra Huilca, allí presente.

Pero cual fue el delitos de Pedro Huilca, su entrega consecuente le hizo comprender que un  sindicalismo alternativo debería priorizar la lucha contra la neo-esclavitud laboral, el prestamismo, la desigualdad, la humillación, el despojo de derechos sindicales, políticos y humanos que sufren los peruanos y los pueblos del tercer mundo, como en tantas jornadas, fue lo que le llevo a participar el 15 de diciembre de 1992, tres días antes que fuera asesinado, de la denominada “Marcha de la Unidad” que entre sus puntos estaba rechazar la modificación de la ley  laboral. Desde aquellos sangrientos días el sindicalismo, la clase dirigente y política del perú han conducido batallas de resistencia de los trabajadores cargadas de doblegamiento y desmoralización en los distintos gremios, esto se evidencia en el descenso de la sindicalización, esta situación se ha extendió a organizaciones estudiantiles, universitarias, campesinas, mujeres, etc. que han cedido conquistas laborales en los últimos 20 años, como el congelamiento de los sueldos, el aumento de la edad de jubilación, el monto de las pensiones, la estabilidad laboral, la liberación de las condiciones de contratación, el despido de personal, etc.  y es muy probable que se pierda mas derechos si la senil, cobarde y traidora clase dirigente y política no cambia el rumbo.

Los trabajadores dignos y rebeldes, llamamos a la reflexión profunda, sobre la caótica situación en que se encuentran nuestras estructuras sindicales, como sobreviven los compañeros de construcción civil, los pescadores, los maestros, los metalúrgicos, los campesinos, los mineros, etc. Nosotros por cuanto tenemos las manos limpias, y no nos tiemblan los labios ni las manos para asumir una postura crítica, frontal y abierta, contra la oportunista línea economicista de ciertos dirigentes, que creen que el sindicato es una ONG, donde se cobra un sueldo sin trabajar y por eso les duele dejar los cargos, les diremos que su estancamiento en las dirigencias está podrido y lo podrido hay que tirarlo…a esos dirigentes de alquiler que sospechosamente vienen actuando como agentes infiltrados de la patronal, les advertimos que se les viene acabando el día, que nosotros las bases dignas y rebeldes sabremos pedirles cuentas por habernos arrastrado a esta precaria situación….. Los nuevos cimientos de una sindicalismo alternativo, exige UNIDAD con líderes nuevos, debe priorizar la integración de una lucha contra la precarización laboral, el prestamismo, la desigualdad, el despojo de derechos sindicales, políticos y humanos que sufren los hombres y mujeres y, ser radical contra la explotación laboral infantil.

La memoria de Pedro Huilca debería ser un ejemplo a seguir por los dirigentes actuales y no mancillada con la desvergüenza de aniversarios frívolos de dejar flores en su tumba…, nunca debemos equivocarnos que a los hombres dignos y rebeldes no se les llora o se les busca en los cementerios porque ellos siempre vivirán en el corazón del pueblo, vivirán para que rabien los enemigos, tiranos, explotadores y traidores, su vida siempre será intemporal como el pensamiento del Amauta, Jose Carlos Mariátegui, el ejemplo de cc. Luís de la Puente Uceda que se mantiene hoy más vigente que nunca. Todos los trabajadores del Perú vamos a combatir no individualmente a los “demócratas”-rentistas y su comparsa, sino que vamos a combatir al sistema corrupto, mediocre y genocida neoliberal, vamos a desnudar a todos los infiltrados y traidores en nuestras organizaciones sindicales, daremos todos nuestros esfuerzos por que cada trabajador de los distintos sectores sepan quienes son sus enemigos y quienes sus amigos, en la acción iremos reconstruyendo la unidad sindical. Hoy dejamos constancia que en el juego democrático, los trabajadores dignos y rebeldes no confiamos mucho en los juzgados y en las leyes burguesas actuales. No ignoramos que las leyes las hacen los que mandan y casi siempre se olvidan de los que trabajamos, creemos que las leyes populares son mas efectivas pero hay que dotarlas de saber científico, por lo cual exigimos todo el dinamismo para la formación y educación sindical de todos los trabajadores del Perú, debe entenderse bien que solo así podremos tener continuidad, que toda acción consensuada y directa de presión a la patronal permita recuperar las reivindicaciones perdidas. Compañeros de nosotros depende que llegue el día en que no haya más, explotadores y tiranos, de nuestros esfuerzos depende que llegue el día que mirando de frente podamos decirles a todos nuestros mártires y héroes del pueblo, su sacrificio no fue en vano, ahora pueden descansar en paz…..  

Yo repito que soy enemigo del orden actual y repito también que lo combatiré con todas mis fuerzas mientras aliente. Os reís probablemente, porque estáis pensando: ya no arrojaréis más piedras, mas bombas. Pues permitidme que os asegure que muero feliz, porque estoy seguro de que los centenares de obreros a quienes he hablado recordarán mis palabras, y cuando hallamos sido ahorcados ellos harán estallar la bomba. Os desprecio; desprecio vuestro orden, vuestras leyes, vuestra fuerza, vuestra autoridad”. (Luís Lingg, 1886- Mártir de Chicago).

Solo un sindicalismo, capaz de negociar con voz propia, honesto, digno y rebelde podrá contribuir a la transformación de la sociedad y al bienestar de los peruanos y a un mejor destino del Perú.

Por que las reivindicaciones de los trabajadores están más vigentes que nunca.
Por qué es tiempo de romper el silencio, la apatía y de acabar con el anarco-sindicalismo
Por qué es tiempo de refundar integralmente la CGTP, para superar los límites del reformismo.
Por qué es tiempo de crear fuentes de trabajo y salarios dignos para todos los peruanos
Por qué es tiempo de verdad, justicia, de bienestar para todos, tiempo de revolución
Por qué es tiempo de pueblos dignos, soberanos, integrados y libres.


¡Por trabajo y salarios dignos como base e inicio de eliminar la explotación social!
¡Derogatoria de la ley de apología de terrorismo y de las leyes que criminalizan la protesta y el descontento popular!
Por un nue­vo rea­gru­pa­mien­to de la van­guar­dia obre­ra com­ba­ti­va…¡Viva la Unidad digna y rebelde!
Seguir el ejemplo de Pedro Huilca Tecse… para remover conciencias ¡Hoy y siempre!
¡Honor y Gloria a todos los martires del pueblo…¡JC. Mariategui, Luis de la Puente, presentes en la hora de la Revolución!
¡Viva el 1º de Mayo!… ¡Viva el Proletariado Internacional!




EL 1° DE MAYO Y EL FRENTE UNICO
Por: José Carlos Mariátegui

El 1° de Mayo es, en todo el mundo, un día de unidad del proletariado revolucionario, una fecha que reúne en un inmenso frente único internacional a todos los trabajadores organizados. En esta fecha resuenan, unánimemente obedecidas y acatadas, las palabras de Carlos Marx: "Proletarios de todos los países, uníos". En esta fecha caen espontáneamente todas las barreras que diferencian y separan en varios grupos y varias escuelas a la vanguardia proletaria.

El 1° de Mayo no pertenece a una Internacional es la fecha de todas las Internacionales. Socialistas, comunistas y libertarios de todos los matices se confunden y se mezclan hoy en un solo ejército que marcha hacia la lucha final.
Esta fecha, en suma, es una afirmación y una constatación de que el frente único proletario es posible y es practicable y de que a su realización no se opone ningún interés, ninguna exigencia del presente.
A muchas meditaciones invita esta fecha internacional. Pero para los trabajadores peruanos las más actual, la más oportuna es la que concierne a la necesidad y a la posibilidad del frente único. Últimamente se han producido algunos intentos seccionistas. Y urge entenderse, urge concretarse para impedir que estos intentos prosperen, evitando que socaven y que minen la naciente vanguardia proletaria del Perú.

Mi actitud, desde mi incorporación en esta vanguardia, ha sido siempre la de un fautor convencido, la de un propagandista fervoroso del frente único. Recuerdo haberlo declarado en una de las conferencias iniciales de mi curso de historia de la crisis mundial. Respondiendo a los primeros gestos de resistencia y de aprensión de algunos antiguos y hieráticos libertarios, más preocupados de la rigidez del dogma que de la eficacia y la fecundidad de la acción, dije entonces desde la tribuna de la Universidad Popular: "Somos todavía pocos para dividirnos. No hagamos cuestión de etiquetas ni de títulos."

Posteriormente he repetido estas o análogas palabras. Y no me cansaré de repetirlas. El movimiento clasista, entre nosotros, es aún muy incipiente, muy limitado, para que pensemos en fraccionarle y escindirle. Antes de que llegue la hora, inevitable acaso, de una división, nos corresponde realizar mucha obra común, mucha labor solidaria. Tenemos que emprender juntos muchas largas jornadas. Nos toca, por ejemplo, suscitar en la mayoría del proletariado peruano, conciencia de clase y sentimiento de clase. Esta faena pertenece por igual a socialistas y sindicalistas, a comunistas y libertarios. Todos tenemos el deber de sembrar gérmenes de renovación y de difundir ideas clasistas. Todos tenemos el deber de alejar al proletariado de las asambleas amarillas y de las falsas "instituciones representativas". Todos tenemos el deber de luchar contra los ataques y las represiones reaccionarias. Todos tenemos el deber de defender la tribuna, la prensa y la organización proletaria. Todos tenemos el deber de sostener las reivindicaciones de la esclavizada y oprimida raza indígena. En el cumplimiento de estos deberes históricos, de estos deberes elementales, se encontrarán y juntarán nuestros caminos, cualquiera que sea nuestra meta última.

El frente único no anula la personalidad, no anula la filiación de ninguno de los que lo componen. No significa la confusión ni la amalgama de todas las doctrinas en una doctrina única. Es una acción contingente, concreta, práctica. El programa del frente único considera exclusivamente la realidad inmediata, fuera de toda abstracción y de toda utopía. Preconizar el frente único no es, pues, preconizar el confusionismo ideológico. Dentro del frente único cada cual debe conservar su propia filiación y su propio ideario. Cada cual debe trabajar por su propio credo. Pero todos deben sentirse unidos por la solidaridad de clase, vinculados por la lucha contra el adversario común, ligados por la misma voluntad revolucionaria, y la misma pasión renovadora. Formar un frente único es tener una actitud solidaria ante un problema concreto, ante una necesidad urgente. No es renunciar a la doctrina que cada uno sirve ni a la posición que cada uno ocupa en la vanguardia, la variedad de tendencias y la diversidad de matices ideológicos es inevitable en esa inmensa legión humana que se llama el proletariado. La existencia de tendencias y grupos definidos y precisos no es un mal; es por el contrario la señal de un periodo avanzado del proceso revolucionario. Lo que importa es que esos grupos y esas tendencias sepan entenderse ante la realidad concreta del día. Que no se esterilicen bizantinamente en ex confesiones y excomuniones reciprocas. Que no alejen a las masas de la revolución con el espectáculo de las querellas dogmáticas de sus predicadores. Que no empleen sus armas ni dilapiden su tiempo en herirse unos a otros, sino en combatir el orden social sus instituciones, sus injusticias y sus crímenes.

Tratemos de sentir cordialmente el lazo histórico que nos une a todos los hombres de la vanguardia, a todos los fautores de la renovación. Los ejemplos que a diario nos vienen de fuera son innumerables y magníficos. El más reciente y emocionante de estos ejemplos es el de Germaine Berthon. Germaine Berthon, anarquista, disparó certeramente su revólver contra un organizador y conductor del terror blanco por vengar el asesinato del socialista Jean Jaurés. Los espíritus nobles, elevados y sinceros de la revolución, perciben y respetan, así, por encima de toda barrera teórica, la solidaridad histórica de sus esfuerzos y de sus obras. Pertenece a los espíritus mezquinos, sin horizontes y sin alas, a las mentalidades dogmáticas que quieren petrificar e inmovilizar la vida en una fórmula rígida, el privilegio de la incomprensión y del egocentrismo sectario.

El frente único proletario, por fortuna, es entre nosotros una decisión y un anhelo evidente del proletariado. Las masas reclaman la unidad. Las masas quieren fe. Y, por eso, su alma rechaza la voz corrosiva, disolvente y pesimista de los que niegan y de los que dudan, y busca la voz optimista, cordial, juvenil y fecunda de los afirman y de los que creen.

Entradas populares

Archivo del blog